Editorial Netzaj
Sabiduria Judia Eterna en Tus Manos
 

 





















 

Conceptos Básicos sobre Kabala y Misticismo

Kabalá: La Kabalá es la sabiduría esotérica de la Torá. En ella se explican los secretos más profundos de la Creación y la naturaleza de Di-s, el Universo, la Torá y el Hombre, y su respectiva interconexión.

PaRDe"S: Con estas siglas se designan los cuatro niveles de interpretación de la Torá; a saber: Peshát (significado literal, contextual de la narración Bíblica), Rémez (significado alegórico y alusivo de la Torá), Derúsh (significado moral, filosófico y aleccionador, basado en las enseñanzas del Midrash), y Sod (significado secreto, oculto y profundo del texto). La Kabalá expresa el nivel de interpretación de SOD -secreto- de la Torá. La palabra PaRDe"S significa "jardín", denotando que la belleza de la Torá puede ser apreciada en su integridad cuando conjugamos estos cuatro aspectos de su interpretación y los estudiamos todos. De esa manera la persona puede deleitarse en la Torá y pasearse por ella como lo hiciera en un hermoso jardín.

ABY"A: Acrónimo que describe a los cuatro Mundos mencionados en los textos místicos. Estos son: Atzilut, Beria, Yetzira, Asiya. 

Atzilut: Es el Mundo de la Emanación, en donde se manifiesta una directa emanación de la Luz Infinita de Di-s y se conforman las Sefirot (Atributos Divinos). Este Mundo es el más elevado y corresponde al nivel de interpretación SOD (esotérico) de la Torá.

Beriá: Es el Mundo de la Creación, en donde la energía Divina posee una potencia más limitada que en el mundo de Atzilut. En este mundo es donde primero se siente el efecto del Tzimtzúm (la Contracción de la Energía Divina) y donde habitan las categorías de ángeles más elevadas, como los Serafim (ángeles fogosos). También en él se origina el poder de la inteligencia del hombre. Este Mundo se asocia al nivel de interpretación DERUSH (moral) de la Tora.

Yetzirá: Es el Mundo de la Formación. En este Mundo habitan los ángeles llamados "jayót hakódesh" ("las criaturas santas") y se manifiesta la raíz espiritual de las emociones humanas. Este Mundo se asocia al nivel de interpretación REMEZ (alegorías) de la Torá.

Asiyá: El Mundo de la Acción. Es el más bajo de los mundos espirituales e incluye en él a nuestro mundo físico. En el reino espiritual de este Mundo habitan los ángeles llamados Ofaním (Ruedas de la Carroza de Di-s). En este mundo es donde desciende el alma para poder cumplir su misión a través del estudio y cumplimiento de la Torá y sus mitzvot. Este Mundo se asocia al nivel de interpretación de PESHAT (contextual) de la Torá.

En los escritos de Kabalá del Arizal (Rabí Ytzjak Luria) se hace referencia a un quinto mundo llamado Adam Kadmon que sirve de intermediario entre la Luz Infinita (Ein Sof) y el Mundo de Atzilut. En el Mundo de Adám Kadmón se manifiestan los nombres  más excelsos de Di-s.

 

El Alma: La Kabalá enseña que existen 5 niveles del alma:
Néfesh: es el Alma que da vida al cuerpo y se asocia con el comportamiento y a las acciones del ser humano. En este nivel la persona toma conciencia de que su cuerpo debe ser un vehículo para la energía espiritual.

Rúaj: es el aspecto del alma que se relaciona con las emociones del hombre. Asimismo otorga la facultad de acceder a niveles de conciencia espiritual elevados, como por ejemplo Rúaj Hakodesh o Espíritu de Santidad, que es una clase de estado cuasi-profético.

 

Neshamá: es la parte del alma que se asocia a la mente y a la inteligencia. Cuando este nivel se manifiesta la persona siente una profunda proximidad con el Creador.

Jayá: es la Esencia viva que abarca a la persona. En este nivel se siente la experiencia de estar completamente en el reino de lo Divino. Es un nivel que "abarca" y "rodea" al ser humano, un nivel trascendental, mas no inmanente.

Yejidá: es el aspecto más prístino del alma, la Esencia pura e intachable que se mantiene siempre Unida a su Fuente, al Creador. Este nivel se expresa en el momento de mayor éxtasis espiritual del año: en el rezo de Neilá de Yom Kipur. Del mismo modo puede manifestarse cuando experimentamos desafíos muy grandes en el que se exige una gran abnegación o mesirút néfesh (entrega del alma, un sacrificio de grandes magnitudes).

Sefirot: Las Sefirot son las manifestaciones básicas del poder creativo de Di-s. Ellas constituyen la estructura interna de los Mundos y por medio de ellas Di-s interactúa con el Universo. Estas Sefirot, si bien son emanaciones de Di-s, también se reflejan en la composición espiritual del individuo. Según la Kabalá el alma de la persona posee Diez Fuerzas o Facultades: 3 Intelectuales y 7 Emocionales. Estas son: Jojmá (Sabiduría); Biná (Comprensión); Dáat (Inteligencia); Jésed (Bondad, Generosidad); Guevurá (Severidad, Retención); Tiféret (Belleza, Armonía); Nétzaj (Victoria, Confianza); Hod (Esplendor, Empatía); Yesód (Fundamento, Conexión), Maljút (Reinado, Dominio).

Tzimtzum: significa Constricción o Contracción, y denota el proceso por medio del cual Di-s “contrae” su Luz Infinita dejando un “espacio vacío” para poder crear allí un Universo finito. Es un concepto muy profundo que se desarrolla extensamente en las enseñanzas Kabalísticas del Arizal (véase Etz Jaim; Shaar Haakdamot).